sábado, 12 de noviembre de 2011

Hoy huele a... pan de rooibos de ciruela

Hasta hace poco tiempo, me daba mucho vértigo enfrentarme a la preparación de una masa de pan. No se puede mezclar harina, levadura y un líquido de cualquier manera y pretender que de ahí salga un hermoso bollo. En mi corta experiencia, he aprendido algo. La masa tiene dos secretos: calidez y paciencia.

Gran parte de "culpa" de esa fascinación que provoca en mí este proceso ritual la tienen Hilmar y su asombroso blog Mis recetas favoritas. Entre las muchísimas recetas de pan que Hilmar atesora en él, me cautivó ésta. Lo que pasa es que todo lo que se cocina en casa, es para los tres. Mi hijo sólo tiene ocho años y creo que aún no debo darle té. Pero me moría de ganas de probar este pan. Busqué un sustituto y lo encontré en su infusión favorita: el rooibos de ciruela de Mercadona.
El resultado es un pan esponjoso, de textura "abriochada" y muuuuuuy aromático.



Antes de ponerte manos a la obra, tienes que preparar una especie de papilla, llamada tang zhong, que aportará esponjosidad al pan y mejorará su conservación.  

Ingredientes para el tang zhong:
35 gr de harina de fuerza
175 gr de agua a temperatura ambiente

Elaboración del tang zhong:
1.- Pon en un cazo a fuego medio el agua con la harina. Mezcla muy bien para evitar los grumos. 
2.- Mantén en el fuego unos dos minutos, hasta que la pasta adquiera la consistencia de una papilla suave. 
3.- Tapa la superficie con papel film para que no se haga costra. 
4.- Deja enfriar completamente. 

Ingredientes:
180 gr de tang zhong
570 gr de harina de fuerza
85 gr de azúcar
7 gr de sal
7 gr de levadura seca de panadería
85 gr de huevo
55 gr de leche entera
85 gr de nata
10 gr de leche en polvo
45 gr de mantequilla
2 bolsitas de rooibos de ciruela (o 4 gr de rooibos a granel)
Un poco de huevo batido para pincelar el pan

Elaboración:
A mí me resulta muy cómodo utilizar la panificadora para elaborar este pan. Si la tienes, úsala porque te simplificará mucho la tarea. 
1.- Selecciona el programa de amasado (en la mía es el 8). 
2.- Echa los ingredientes en la cubeta en este orden: leche, nata, tang zhong, huevo, azúcar, sal, leche en polvo, harina y levadura
3.- Comienza a amasar. 
4.- Una vez que se han integrado mínimamente los ingredientes, incorpora la mantequilla a temperatura ambiente. 
5.- Casi al final del proceso, la panificadora emite unos pitidos para añadir los aromas. En ese momento, echa el contenido de las dos bolsitas de rooibos
6.- Una vez que ha finalizado el programa de amasado, saca, bolea y deja la masa reposar unos 15 minutos. 
7.- Divide la masa en 4 partes iguales, estírala con un rodillo,  enrolla cada una de las porciones y colócalas en un molde de pan engrasado con el borde de la masa hacia abajo. 
8.- Es muy importante abrigar bien la masa y evitar las corrientes de aire mientras sube. Tardará entre una y dos horas. Depende de la temperatura de la cocina... Finalizado el proceso de fermentado, la masa ha alcanzado el borde del molde. 
10.- Haz entonces unos cortes en la superficie y píntala con huevo batido
11.- Hornea a 175º C con calor arriba y abajo, unos 35 minutos. 
12.- Hay que dejar enfriar completamente antes de cortar el pan.

Está muy rico así, solo. Se aprecian los afrutados matices de la infusión. Pero también es delicioso para hacer tostadas con mantequilla, o tostadas francesas (tipo torrija).







9 comentarios:

  1. Vaya corte tan magnífico que tiene tu pan, irresistible...

    ResponderEliminar
  2. Un pan fabuloso!! tengo que probar con el pan de té, sólo lo he hecho de matcha.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Isabel!!! La versión de té aún no la he probado porque mi niño aún es muy pequeño. Por eso lo hice de rooibos. Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Nunca he hecho pan con tang zhong pero se ve realmente deliciosa esa miga. Tengo que probarlo. Tienes unas recetas estupendas Elena.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Miss Migas!!! Precisamente la "miga" es lo mejor... ;o)) Un abrazo...

    ResponderEliminar
  6. Ahora mismo estoy haciéndolo. Yo sí he probado la versión earl grey de Hilmar y es sensacional. Esta seguro que también lo es. Ya te diré, nenita. Eso sí, después de invocar a los clavos de Cristo, como hice la vez que me diste una rebanada a probar y me la zampé prácticamente en el coche... besos!!! :)

    ResponderEliminar
  7. The Groupie, estoy deseando ver el resultado de tu maravilloso pan!!! Mándame una foto, pelase!!! Besos mil... ;-))

    ResponderEliminar
  8. Te aseguro que merece la pena, Mari Carmen... ;o))

    ResponderEliminar